Saltear al contenido principal
¿Quieres estar al día de todo? ¡Suscríbete a la Newsletter!







    Cuarto Yama. Brahmacharya – Continencia

    Cuarto Yama. Brahmacharya – Continencia

    La parte práctica del yoga no se puede llegar a interiorizar completamente si no atendemos también a la parte teórica. Así que hoy, otra pildorita relacionada con BRAHMACHARYA, el cuarto yama o principio universal. ¡Ponte cómodx! 🤭

    Sintetizando, los Yamas son los principios universales que nos ayudan a construir una práctica saludable no solo de yoga sobre la esterilla, sino también en nuestra vida diaria. Desarrollando actitudes, conductas… que nos fortalecen y nos invitan a una salud interna y externa óptimas. Ver artículo completo sobre Yamas

    Dicho esto… Avanzamos! Brahmacharya es uno de los Yamas más controvertidos porque se ha relacionado desde su orign con la continencia sensual, con la “moderación en todos tus actos”. También con la moderación o renuncia sexual. Si sí, la castidad. Habla sobre la regulación de la atracción, del deseo y del disfrute. Literalmente significa “conducirse en  Brahman  (lo Absoluto)”, actuar de una forma acorde con tu esencia espiritual – Atman -, ser un servidor de lo Absoluto, fluir con el orden del universo (dharma), profundizar en el conocimiento de esa Consciencia cósmica .

    A mí lo que me apasiona de estos conceptos es traerlos de una forma adaptada para que nos resulte útil y autosanador sin llevarnos a excesos ni restricciones absolutas. Así que…. ¿Cómo podemos llevarnos esto a la práctica y al día a día? ¿Qué nos enseña este yama? 

    Me explico un poquito más en profundidad:

    En la práctica del Yoga, entre otras cosas, lo que hacemos es aprender a utilizar nuestra energía vital, también llamado “Prana” de manera que desbloquee y fluya por nuestro interior a través de los canales, “los nadis” y “chakras”; a que surja y se expanda una consciencia, despertar la Kundalini, para alcanzar el estado de gracia y paz interior, de liberación absoluta.

    Lo que Patañjali con este Yama nos sugiere es que si preservamos esa energía sexual o el Prana “transformado” en esta energía, iremos adquiriendo cada vez más “poder” desde el punto de vista de la evolución natural del ser humano, adquiriremos estados de una mayor consciencia, la energía no se perderá por los chakras inferiores y ascenderá por el canal central hasta producirse la expansión y unión.

    Vale, hoy me he ido un poco por las ramas. Esto de la filosofía del yoga tiene tela y da para muchísimos capítulos. ¡Iremos progresivo como con todo! 

    En definitiva; en la medida que Ahimsa o no violencia (el primero de los Yamas) y los otros dos, Asteya o no robar Satya o ser honestos, van formando parte de nuestras vidas, la consciencia va adquiriendo un nivel más universal, tenemos cada vez más presente al “otro”, entendemos que no es “otro” sino que somos iguales y por tanto “uno”, empatizamos y nuestras relaciones pasan cada vez más a estar basadas en el amor y no solo en el sexo puro y duro.

    Y en nuestra cultura occidental, a eso se refiere Brahmacharya, no al celibato absoluto a mi parecer, sino a despertar esa conciencia por una sexualidad responsable, correspondida, en la que entre los intervinientes desaparezcan las actitudes de dominación y alfas, para pasar a considerarnos seres humanos y basar nuestras relaciones en el amor.

    Y como en todo, se abre a la libre interpretación de cada cual, según sus propias experiencias, su estilo de vida, su creencia. Yo comparto lo que la tradición a través de los textos sagrados ha ido transmitiéndonos. Por supuesto se  ha ido transformando generación tras generación, pero como profesora de esta disciplina milenaria, tengo la responsabilidad y el deber de compartirlo con vosotrxs en su estado más puro y hacerlo accesible y útil para que cada cual aplique aquello que le resuene en su día a día. 😏 Espero de algún modo, te invite a ser algo más consciente de este plano que tanto nos cuesta a veces expresar y compartir. 

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Volver arriba
    × ¿Cómo puedo ayudarte?