Saltear al contenido principal
Mantén Tu Cerebro Activo Durante La Cuarentena Con NEUROPHOTO

Mantén tu cerebro activo durante la cuarentena con NEUROPHOTO

Es posible que a estas alturas ya sepas que un DAÑO CEREBRAL es una lesión en el sistema nervioso central, causada por una fuerza física externa o agente interno, que imposibilita la realización de las funciones normales del cerebro.

Lo que es posible que no sepas es que la inactividad cerebral, el no proporcionar retos a tus conexiones cerebrales, también pueden llegar a ralentizar tus procesos cognitivos!

Por eso es tan importante mover tu cuerpo realizando ejercicio físico como también es importante mover tu mente, mediante actividades que te lleven a pensar, expresar y crear.

Llevo tiempo contándote lo que realizamos en NEUROPHOTO y cómo a través de la fotografía podemos facilitar la recuperación de cada proceso cognitivo. Para ello me baso precisamente en el principio de la NEUROPLASTICIDAD cerebral, según el cual, nuestro sistema nervioso tiene la capacidad de cambiar su estructura y su funcionamiento a lo largo de su vida, como reacción a la diversidad del entorno. La neuroplasticidad permite a las neuronas regenerarse tanto anatómica como funcionalmente y formar nuevas conexiones sinápticas. Te lo ilustro, cómo no, en imágenes 🙂

Esta sería la evolución de ciertos circuitos neuronales, antes, durante y después de un entrenamiento cognitivo intensivo de 2 meses de duración. Fuente: Cognifit

Con todo esto no quiero decir que por quedarte en casa vayas a sufrir un daño cerebral, ni mucho menos! Pero sí es cierto que largos períodos de actividad cerebral reducida, pueden predisponer al sistema nervioso a padecer ciertas alteraciones.

Además, si en algún momento de tu vida tuvieras que enfrentarte a la cruda realidad de recuperarte de un daño cerebral, querrías tener tus conexiones preparadas para que tu recuperación fuera lo más temprana y mejor posible… ¿verdad? 🙂

Lo podemos ver más fácilmente con un ejemplo en el terreno del cuerpo físico. De forma genérica, la recuperación de una lesión de menisco no seguirá el mismo proceso en una persona con un estilo de vida sedentario previo que en una persona que lleva practicando deporte toda su vida!

Por eso resulta tan conveniente la PREVENCIÓN y REFORZAMIENTO del ámbito físico, pero también del cognitivo. Porque aunque no resulte tan evidente, está ahí y como otras muchas cosas, no nos damos cuenta de ello hasta que lo perdemos. (Ha tenido que ocurrir una pandemia para pararnos y valorar todo aquello que realizábamos al aire libre y ya no podemos!)

«No existe daño cerebral demasiado leve para ser ignorado ni demasiado severo para perder la esperanza» – Hipócrates

Desde la NEUROPSICOLOGÍA nos volcamos para aplicar actividades que resulten nutritivas según las alteraciones cognitivas existentes. En esos los ejercicios deben ser específicos y concretamente dirigidos a esas áreas, por supuesto.

Cuando se trata de prevenir y mantener la actividad cerebral, realizar actividades que te resulten apetecibles pero a la vez te supongan cierto reto, son recomendables. Se me ocurren desde actividades más típicas como realizar pasatiempos, juegos de mesa… hasta ordenar los libros de tus estanterías por orden alfabético, inventar recetas de cocina, etc. En definitiva, actividades de la vida diaria que puedes modificar para que resulten neuronalmente entretenidas y efectivas!

Pero a lo que vengo, ¿Sabías que ciertas actividades fotográficas pueden ayudarte a mantener tu cerebro activo de forma mucho más directa? Hoy quiero compartir contigo algunas opciones que puedes realizar en solitario o incluso en familia!

  • Fotografía desde diferentes y atrevidas perspectivas un mismo objeto
  • Trata de fotografiar aquello que tienes en los cajones más remotos creando bodegones (Aprovecha para hacer limpieza!) 😉
  • Revisa fotografías antiguas. Clasifícalas, trata de ubicarlas en tu memoria. Con quién estabas? Por qué/para qué se realizó la imagen? qué sentías?
  • Autorretrátate. Cada día toma fotografías de ti mismo/a, trata de reflejar todo lo posible tu estado anímico en esa imagen. Al final de la cuarentena tendrás toooodo un proceso emocional reflejado en imágenes.
  • Busca la obra de artistas conocidos que te inspiren. Trata de imitarlas con objetos cotidianos! Te recomiendo para comenzar, por ejemplo la obra de Chema Madoz.

Por supuesto puedes explorar otras muchas opciones con tu cámara, cuanto más azúcar más dulce, así que trata de potenciar tu creatividad para sacar el máximo provecho a este período de confinamiento.

Yo estoy aprovechando para fotografiar rutinas de mi día a día de las que ni siquiera era consciente por el ritmo de vida que llevamos! Además, tengo ya un book completísimo de mi gata, que me está proporcionando maravillosas lecciones de vida…

Si pruebas alguna de estas opciones, recuerda contarme qué te ha parecido. Y si se te ocurren ideas diferentes, comparte para que todos podamos tener ideas diferentes y variadas de qué hacer con nuestra cámara y nuestro cerebro estos días! 🙂

Palmira Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba