Saltear al contenido principal
¿Quieres estar al día de todo? ¡Suscríbete a la Newsletter!







    ¿Necesito Este Estrés? – Estrés Real Y Percibido

    ¿Necesito este estrés? – Estrés real y percibido

    Cierto estrés es necesario para evolucionar, para estar alerta, para progresar.

    En el terreno físico, es muy fácil verlo con la musculatura, debes estresar tus tejidos para que se desarrollen.

    Lo mismo ocurre con el terreno mental. Aunque bueno, mucho más imperceptible.

    Hoy quiero hablar de dos tipos de estrés, que no se diferencian porque uno nos desarrolla y otro no precisamente. Quiero que hablemos del ESTRÉS PERCIBIDO, que es el que importa realmente.

    Percepción de estrés

    Cualquier estímulo pasa por un filtro de subjetividad cuando lo percibimos. Lo consideramos como bueno o malo según nuestra experiencia, nuestro aprendizje.. Lo “Etiquetamos” como positivo o negativo sin darnos cuenta.

    Esto es lo que hacemos con el estrés! Con cada tarea de nuestro día a día, con cada evento… Considerarlo como positivo o negativo.

    Si te das cuenta, nos afecta esta forma de catalogar y de definir puesto que en muchas ocasiones un evento que para otras personas puede ser tan irrelevante, para tí es evidentemente negativo y te sobrecarga en exceso!

    Si crees que un estresor es positivo, tendrá un efecto positivo, mientras que si crees que es negativo, este es el efecto que tendrá sobre ti.

    Navaz Habib

    No siempre somos conscientes de todos los estresores en nuestra vida. De muchos no nos damos cuenta. Y si no somos conscientes, podemos llegar a cargar un peso que nos esté sobrepasando en nuestra vida diaria.

    Las consecuencias son serias ya que esto puede derivar en enfermedades, incluso algunas que no te imaginas la relación que pueden tener con estos acontecimientos percibidos como estresantes.

    Ser consciente de esto te permite tener la oportunidad de modificarlo.

    Estado lucha-huida y estado reposo-digestión

    Estar en un estado de lucha y huida constante, cuando percibimos los eventos como negativos y estresantes, nos lleva a que nuestro sistema nervioso simpático esté generando constantemente respuestas para sobrevivir a la “amenaza” que tenemos delante. Sudar, temblar, flujo sanguíneo hacia las extremidades para poder huir o luchar…

    En estado de reposo y digestión, es el sistema nervioso parasimpático el que predomina. Cuando te sientes tranquilo/a porque los eventos tanto internos como externos los consideras como positivos y placenteros, el nervio vago es el que te permite llevar el flujo sanguíneo hacia los órganos digestivos, hacia el cerebro… permitiéndote que te sientas descansada o descansado.

    Existe un continuo. No estamos en uno o en otro siempre! Sino que vamos fluctuando y como en todo, hay un universo de grados de color.

    De hecho, ambos estados son necesarios.

    Pero para tener un funcionamiento óptimo, lo ideal es pasar más tiempo en ese estado de reposo y digestión.

    Eso sí, debemos ser capaces de pasar rápidamente a un estado de “alerta” que nos permita responder a estresores reales que demanden mayor atención y activación de nuestros sistemas!

    Recuérdate en shavasana, la postura de integración final de las clases… o la última vez que te sentiste relajada de verdad, de vacaciones, con amigos, en una sesión de meditación… Ahí tu SNP tenía el control de tu cuerpo y todo “fluía en armonía”

    Por el contrario, recuérdate en ese atasco, llegando tarde al trabajo, haciendo un trabajo que realmente no te gusta, teniendo que, debiendo de… todo esto en tu día a día tiene una repercusión muy importante y temida a largo plazo, Desequilibrio en la función del eje Hipotalámico-hipofisario-adrenal (HHA), capaz de inhibir nuestra capacidad de controlar los niveles de energía y estrés a lo largo del día.

    El tono de nuestro nervio vago ante estas situaciones tiende a disminuir progresivamente.

    Yoga te aporta las herramientas para esta autorregulación

    Atender a tus sensaciones internas será tu mejor estrategia para poder autorregularte. Si tienes dificultades para gestionar estas situaciones y eventos que no son en apariencia tan amenazantes provocan agitacones en ti.. Consulta con un profesional. No lo dejes pasar ni normalices la situación. ATIENDE Y APRENDE a gestionar tu ritmo interno.

    La práctica de Yoga facilita ciertas herramientas, no todas por supuesto porque también depende de cada persona y de sus necesidades, pero es una buena forma de generar espacios para la escucha y el discernimiento. Para pasar más tiempo en ese estado de reposo-digestión al movilizar y respirar tu cuerpo-mente-emoción de manera consciente.

    Cualquier duda, inquietud, comentario que desees compartir, escríbeme a hola@palmiranchez.com ! ❤

    Si quieres unirte a mis clases online o en diferido, solicita aquí:

    Si quieres ampliar información sobre este tema, me he basado en estos libros:

    Activar el nervio Vago – Navaz Habib

    La biología de la creencia: la liberación del poder de la conciencia, la materia y los milagros

    Namaste,

    Palmira Sánchez.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Volver arriba
    × ¿Cómo puedo ayudarte?